Cada día acumulamos mayor cantidad de factores de riesgo de sobrepeso y obesidad. Las cifras de sobrepeso y obesidad en la población adulta española son especialmente altas. Además la situación empeora con la edad: según envejecemos, acumulamos mayor porcentaje de grasa. Preocupa además el porcentaje de obesidad infantil, por un lado por las múltiples consecuencias físicas y psicológicas que lleva asociadas (hígado graso, hipertensión, dolor muscular y óseo, depresión, bullying,…) y por otro, por ser un factor de riesgo de sobrepeso y obesidad en la edad adulta.

Así nos lo han hecho saber las autoridades competentes. Según la Organización Mundial de la Salud “El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.” Esto repercute en la calidad de vida de las personas y conlleva un coste muy elevado para la sanidad pública, cuyas listas de espera se ven además incrementadas día tras día.

Debido a las múltiples consecuencias asociadas a esta enfermedad, se ha investigado mucho sobre los factores que la desencadenan para encontrar soluciones eficaces que nos permitan descender sus cifras. El pasado octubre en Kenko hablamos sobre ello con Telemadrid en un reportaje realizado con motivo del Día Mundial de la Obesidad.

Sedentarismo y dieta procesada: factores de riesgo

Podríamos pensar que la solución es simple: comer menos y mejor y hacer más ejercicio. Hemos pasado de ser una población activa y alimentada en base a la Dieta Mediterránea (rica en nutrientes y fibra), a otra más sedentaria y con una alimentación en la que abundan los alimentos altamente procesados (ricos en sal, azúcar y grasas de mala calidad).

Pero… ¿Qué es lo que ha motivado este cambio? La ciencia nos dice que no hay una sola respuesta a esta pregunta. Son muchos los factores que han activado esta palanca y afectan de manera diferente a cada persona. Hay individuos que están expuestos a una gran dosis de estrés, otras que no descansan lo suficiente y otras que no tienen tiempo para hacer deporte. Y hay a quien se le junta todo. En nuestro día a día, influye hasta qué tipo de establecimiento tenemos debajo de casa. Si es una frutería, tu consumo de fruta probablemente será más alto (pasas a comprarla antes de subir a casa). Si es un supermercado, puede que lo que acabe en tu bolsa de la compra sean zumos o batidos, que son más baratos y te los encuentras nada más entrar bien publicitados. 

Este es sólo un ejemplo de todos los factores que afectan a nuestra alimentación. ¿Sabemos cocinar?, y ¿leer las etiquetas de lo que compramos?. ¿Sabemos hacer un menú?, ¿hacemos lista de la compra?. Y un largo etcétera que igual no nos habíamos planteado hasta ahora.

Desde Kenko queremos hacer que tu alimentación mejore de manera sencilla y fácil. Por eso creamos talleres y cursos amenos y prácticos que te ayuden a adquirir los conocimientos y herramientas necesarios para que cada comida que hagas sea más saludable. Más Kenko.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *